Un día con elefantes

Una de las experiencias imprescindibles de nuestro paso por Tailandia fue el conocer los elefantes asiáticos, símbolo nacional y unos animales impresionantes a la par que entrañables.

Al informarnos de las situaciones en las que viven estos animales tuvimos muy claro que elegiríamos una actividad donde no se haga trabajar a los elefantes para el disfrute del turista ya que hay muchos elefantes explotados en denigrantes atracciones de feria.

De modo que tras una extensa búsqueda escogimos uno de los santuarios para elefantes que están surgiendo como alternativa ética y sostenible donde están en semi libertad y los acostumbran al trato con personas a base de recompensas, no de castigos.

Nosotros escogimos las selvas del norte de Tailandia ya que son su habitad natural. Concretamos la excursión durante nuestra estancia en Chiang Mai con la empresa Elephant Jungle Sanctuary y la verdad es que fué una experiencia de lo más memorable. El personal es muy amable y no tuvimos ningún problema en la comunicación ya que su inglés está por encima de la media en la zona.

La excursión, a parte de las actividades con los elefantes, incluye diversas explicaciones para que los visitantes comprendan mejor a estos majestuosos animales, así como las normas y el comportamiento al relacionarse con ellos.

Al llegar nos regalaron unos ponchos (estas prendas ayudan a que los elefantes se sientan más cómodos con el grupo de visitantes) y nos dieron la primera explicación sobre las características y peculiaridades de los ejemplares del santuario.

A continuación nos dieron cañas de azúcar para alimentar a los elefantes y tuvimos el primer contacto con estos gigantes tan adorables!!

Tras ver las diferentes familias de elefantes que conviven en este santuario hicimos una parada para saborear una comida deliciosa (además podías repetir :D) y disfrutar del entorno que es una pasada. Un valle recóndito cruzado por un río en medio de las selváticas montañas tailandesas, que más se puede pedir!!!

Como última actividad de la excursión pudimos bañarnos a los elefantes en una piscina de barro y poco después en el río. Muy gratificante el baño no solo por el calor que hacía sino por ver a los elefantes en uno de los momentos que mas disfrutan.

Durante el baño de barro tienes que cubrir a los elefantes con lodo tal y como hacen en libertad pero cuidado porque ellos tambien te pueden arrojar barro a ti!!

Ya al atardecer emprendimos el camino de vuelta con la sensación de haber pasado un día genial. Sin duda repetiremos si tenemos la oportunidad ya que pasar tiempo con los elefantes es increible.

La aventura nos costó aproximadamente 5000 BAHT entre los dos pero la experiencia y los recuerdos realmente no tienen precio. Uno de los momentos más maravillosos del viaje y de nuestras vidas.

Gracias por leer nuestras aventuras, estaremos encantados de responder a vuestros comentarios! Un saludo y hasta la proxima viajeros!

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s